• Inicio
  • Blog
  • ¿Sabes qué es el síndrome del ojo seco?

Blog

Sindrome Ojo Seco Estella Optica Lizarra

21 Enero 2019

¿Sabes qué es el síndrome del ojo seco?

El viento, la calefacción, las bajas temperaturas,  el uso de ordenador son algunas de las causas que afectan a nuestros ojos secándolos. El  síndrome de ojo seco, que afecta al 11% de la población en España, probablemente sea la patología ocular más extendida en la sociedad actual, con una mayor prevalencia en mujeres.

Se trata de una alteración de la superficie ocular que se origina por una falta de producción de lágrima o por una lágrima de poca calidad que se evapora rápidamente. Las personas que sufren de  ojo seco tienen tres veces más dificultad para realizar tareas cotidianas como leer conducir, trabajar con el ordenador o ver la televisión.

 

SÍNTOMAS DEL OJO SECO

  • Irritación
  • Sensibilidad a la luz,
  • Dolor,
  • Sensación de arenilla,
  • Fatiga ocular,
  • Sensación de quemazón,
  • Rojez,
  • Paradójicamente: un exceso de lágrimas.

Esta sintomatología dificulta la realización de actividades cotidianas y puede provocar una disminución de la actividad laboral así como causar estrés.

 

CAUSAS MÚLTIPLES

No existe una sola causa concreta que provoque el ojo seco. Normalmente se debe a la combinación de una serie de factores, tanto hormonales como ambientales o la falta de parpadeo, que derivan en sequedad ocular. Entre las causas más habituales o combinación de ellas, que lo provocan están:

  1. Causas Clínicas:
  • Cirugía ocular,
  • Diabetes,
  • Enfermedades tiroideas,
  • Dermatitis Seborreica,
  • Ingesta de muchos fármacos orales…
  1. Causas no clínicas:
  • Pasar mucho tiempo en ambientes secos,
  • Exposición al sol excesiva,
  • Consumo de tabaco,
  • Excesivo calor
  • Quemaduras con químicos, etc.

El síndrome de ojo seco se presenta principalmente a partir de los 65 años, aunque cada vez afecta a más personas jóvenes con la proliferación de trabajos que obligan a pasar mucho tiempo frente a una pantalla, y con el uso de dispositivos digitales para nuestro tiempo de ocio.

 

SOLUCIONAR EL PROBLEMA

No existe una cura para el síndrome de ojo seco, pero sí existen pautas y tratamientos que ayudan a controlar los síntomas. Prevenir las situaciones que lo causan es una de las primeras medidas a tomar.

  • Consumir abundante agua.
  • Parpadear con frecuencia, especialmente delante del ordenador, al leer o ver la televisión. Con el parpadeo hidratamos el ojo de forma natural.
  • Usar humificadores en casa y en el lugar de trabajo.
  • Usar gafas de sol al salir a la calle para protegerte del viento y del sol.
  • Dieta rica en ácido omega 3.
  • Mantener el hábito de limpieza y cuidado adecuado para el uso  de lentes de contacto.
  • Si las molestias continúan, consultar al óptico-optometrista.

En la mayoría de los casos, será suficiente con la aplicación sobre la superficie ocular de lágrimas artificiales pero el tratamiento depende de la gravedad del problema y de sus síntomas. Cuando se trata de ojo seco severo pueden aplicarse corticoides o inmunosupresores, derivados sanguíneos, como el suero autólogo (creado a partir de la sangre del paciente). Finalmente se puede evitar el drenaje de la lágrima mediante  el uso de tapones lagrimales.

El ojo seco severo, el más habitual en personas mayores, puede llegar a ser peligrosa en casos extremos por ello es siempre necesario acudir a un especialista, oftalmólogo u óptico-optometrista, para que le realice el diagnóstico y, en caso necesario, empezar con el tratamiento cuanto antes y evitar consecuencias graves.

 

OJOS HIDRATADOS

Los días secos de invierno, el viento, las calefacciones, el uso de ordenador y móviles y las bajas temperaturas suelen resecar nuestros ojos. Mantenerlos hidratados es fácil con el uso de lágrimas artificiales.

Las lágrimas artificiales son un producto sanitario que intenta suplir a la lágrima humana emulando su alto contenido hídrico y sus características físico-químicas.  Son numerosos los tipos de lágrimas artificiales que existen con grandes diferencias entre ellas. El óptico-optometrista puede evaluar la cantidad y calidad de la lágrima para recomendar la mejor solución al problema.

Puesto que no todos los ojos tienen las mismas características, existe un tipo de lágrima artificial específico para cada paciente:

  • Lágrimas con hialuronato sódico: especiales para personas con problemas de sequedad o alergias.
  • Lágrimas con lubricantes de baja viscosidad: aptas para personas  con ojos sanos que precisan de confort inmediato y no necesariamente prolongado.
  • Lágrimas con efecto limpieza: especialmente diseñadas para los usuarios de lentes de contacto.

 

¿Sabías que…?

Las personas con hipermetropía tienen mayor propensión a padecer ojo seco debido a que realizan un sobreesfuerzo para ver de cerca, lo que a su vez, les lleva a parpadear menos y  en consecuencia, a producir menos lágrimas.

 

FUENTE (Fundación Salud Visual)



¿Sabes que ofrecemos facilidades de pago, seguros para tus gafas, audífonos y lentillas y que disponemos de promociones muy interesantes?
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información